JUAN ERNESTO CABEZAS TORREALBA

Juan Ernesto Cabezas Torrealba

 

Introducción:

El trabajo que aquí presento tiene por objeto proporcionar a nuestro pueblo parte de la vida del combatiente internacionalista Juan Ernesto Cabezas Torrealba.

Juan Ernesto Cabezas Torrealba, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

Este trabajo es producto de la memoria colectiva, de los compañeros que conocieron a Juan Ernesto Cabezas Torrealba, quienes facilitaron sus relatos y fotografías.

Juan Ernesto Cabezas Torrealba nos dejó una huella imborrable a todos aquellos que lo conocimos, nos legó esa fuerza la sencillez la necesidad imperiosa de creer en el ser humano, los valores que dignifican al hombre; el compañerismo, la solidaridad, el Internacionalismo, el compromiso, y amor con su pueblo, valores que brotaban espontáneamente en él.

Juan Ernesto Cabezas Torrealba hoy es bandera de lucha de nuestro pueblo.

Javier Muñoz Ortiz

 

Biografía:

Juan Ernesto Cabezas Torrealba, nació el 5 de julio de 1957, hijo de Esther Eliana Torrealba Morales y Luis Hernán Cabezas Hahn. En Recoleta.

Su madre, su hermana y él, foto del álbum familiar

Cuando el cumplía dos años, su familia se traslada a Osorno, donde transcurre su infancia, hizo la Educación Básica en la Escuela Nº 4 de Osorno, luego cuando cumplía 12 años, su familia regresa a Santiago.

Cursa la enseñanza media en el liceo José Victorino Lastarria, uno de los establecimientos educacionales emblemáticos, tradicionales y de excelencia de la educación pública en Chile, creado en 1913 bajo el gobierno de Ramón Barros Luco.

Liceo Lastarria

La coalición de partidos y movimientos que integraban la Unidad Popular (UP), aprobaron un programa básico el 17 de diciembre de 1969 y bajo la figura de Salvador Allende Gossens, la Unidad Popular llegó al poder en 1970 con el proyecto de instaurar el socialismo por la vía democrática. Su programa de gobierno contemplaba la construcción de un Estado Popular y una economía planificada, de corte estatal.

Salvador Allende Gossens presidente, foto página web

El 11 de septiembre de 1973, el gobierno de la Unidad Popular fue derrocado por un golpe de Estado encabezado por el general Augusto Pinochet.

11 de septiembre de 1973 golpe de estado, foto página web

Tras el golpe de estado, su madre militante socialista, es perseguida, por lo que debe asilarse en la Embajada de Venezuela, para luego viajar a Cuba. En Chile, su padre Luis Hernán Cabezas Hahn, se queda con Ernesto Cabezas Torrealba, con su herma Ema Cabezas Torrealba y su hermano Ariel Cabezas Torrealba.

Su hermana Ema Cabezas Torrealba, es tomada prisionera, luego es reportada a Costa Rica. Juan Ernesto Cabezas Torrealba, sale del país con rumbo a Costa Rica a encontrarse con su hermana. Con el tiempo también su madre llega a ese país centroamericano. Continuó sus estudios en un liceo de San José, luego entra a la Escuela de Sociología en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional (UNA) de Costa Rica, en el Campus Omar Dengo, situado en Heredia, ciudad ubicada a unos 10 kilómetros al noroeste de la capital San José.

UNA-Heredia, Costa Rica, foto página web.

Era un lector permanente, estudioso de la teoría científica del Materialismo Histórico y Dialectico, leía mucho de la revolución rusa y de Vietnam, le gustaba tocar la guitarra, fanático de los Beatles y de la música reggae de Bob Marley, de Queen y las canciones de protesta.

Juan Ernesto Cabezas Torrealba, en 1975, consciente de la realidad de su pueblo, se hace militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

Bandera del Movimiento de Izquierda Revolucionaria

El MIR empezó a reorganizarse desde la clandestinidad, rearticulando las redes de resistencia a la dictadura y reconstruyendo el trabajo social y político. No obstante el esfuerzo por reorganizarse, la represión da un duro golpe al Movimiento.

Orgánicamente, el MIR también empezó a organizarse en el exilio, a través de, los Grupos de Apoyo al MIR (GAM), que se dedicaron a reunir dinero y hablar con los medios de comunicación internacionales.

Juan Ernesto Cabezas Torrealba, se incorpora al GAM y a todas las actividades del exilio chileno de apoyo a las luchas del pueblo chileno, Nicaragüense, y a todas las luchas de liberación del mundo.

A mediados de 1977, en el Campus Omar Dengo, situado en Heredia, gracias a los contactos entre los universitarios revolucionarios y los sandinistas que estaban como retaguardia en San José, Juan Ernesto Cabezas Torrealba, entró al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), esto hizo que paulatinamente la familia entera fue transformando su hogar en casa de seguridad de los sandinistas.

A principios de agosto de 1978, recibe instrucción militar en una escuela organizada por el FSLN en Costa Rica, en la hacienda Santa Rosa, por dos meses donde se destacó por ser solidario, estudioso y disciplinado, fue un compañero ejemplar, muy comprometido con la lucha antiimperialista y en defensa de los derechos de la clase trabajadora.

Juan Ernesto Cabezas Torrealba, comienza a usar el nombre político de Hernán en honor a su padre.

Instrucción militar en Costa Rica, en la hacienda Santa Rosa, foto Haroldo Horta.

Ema Cabezas, su hermana lo recuerda luego de la instrucción militar: “En una oportunidad, él desapareció con un grupo de 8 muchachos, que incluía nicas, ticos y chilenos, partieron a un entrenamiento, cuando volvieron, note a mi hermano mucho más serio y maduro”.

Misión Internacionalista:

El 9 de octubre de 1978, luego de recibir la instrucción, se forma la columna guerrillera Eduardo Contreras Escobar, al mando del Comandante Javier Pichardo Ramírez, la cual atraviesa la frontera, con la misión de realizar acciones combativas en el Frente Sur.

Columna guerrillera “Eduardo Contreras Escobar”, foto Haroldo Horta.

Desde que se incorporo a la guerrilla, Juan Ernesto Cabezas Torrealba, fue un combatiente disciplinado. Conoció, los caminos, las casas amigas, y enemigas, los lugares más protegidos, aquellos donde se puede dejar un herido, aquellos otros donde se puede establecer un campamento temporal, sabia utilizar todas las armas de infantería (pistolas, fusiles, ametralladoras livianas y pesadas, lanza cohetes y lanza granadas, etc.), se hizo guerrillero.

Se hizo guerrillero, foto Haroldo Horta.

El 14 de diciembre de 1978, se realiza Instrucción militar en la Base 14, en la zona fronteriza entre Costa Rica y Nicaragua.

En la Base 14, foto Haroldo Horta.

 

En la Base 14, foto Haroldo Horta.

En la guerrilla era solidario, enseñaba a leer a los guerrilleros que no sabían, curaba sus heridas cuando alguien sufría algún accidente o era herido por el enemigo. Por su preparación militar, Juan Ernesto Cabezas Torrealba, es designado jefe de escuadra.

Carmen, lo recuerda en la guerrilla: “De mis recuerdos en el Frente Sur, lo veo muy tranquilo, seguro, disciplinado, conversador y solidario con todo. Su interés siempre se enfocó en aprender de ese proceso revolucionario pero también en enseñar lo que él mas sabía: la formación política de los combatientes, ya sea en los campos de entrenamiento, en su unidad o en su columna. El ejerció el cargo de jefe de escuadra político-ideológico que le servían para ese fin”.

Se observa el armamento a utilizar en el ataque a Orosí, foto página web.

El crepúsculo del 8 de abril del glorioso año 1979, en el Frente Sur Benjamín Zeledón, la columna Eduardo Contreras Escobar al mando del comandante Javier Pichardo Ramírez, con refuerzos de miembros de la columna Ricardo Talavera, iniciaron la marcha para realizar un ataque a la hacienda Orosí, bastión de la Guardia Nacional de la Escuela de Entrenamiento Básico de Infantería (EEBI), ubicada en la parte sureste del gran lago Cocibolca y la frontera sur de Nicaragua, en el departamento de Rivas.

En la misión de la columna, uno de los objetivos militares, era la casona Los Gallazos, cuya misión fue asignada a la escuadra al mando de Juan Ernesto Cabezas Torrealba, compuesta por los guerrilleros; Edgar Enrique Zepeda Fonseca, de Managua; Roberto Umanzor, hondureño; y José Mercedes Obando Maleaños de Nancimí, Rivas.

Su misión era infiltrarse y tomar por asalto la casa de Los Gallazos que eran elementos que apoyaban y eran serviles de la Guardia Nacional. Se la tomarían una vez iniciado el fuego en la dirección y sobre el objetivo principal.

La señal para el ataque era una ráfaga de trazadoras. Según la señal convenida y con todas las unidades listas, Juan Ernesto Cabezas Torrealba ordenó a sus subordinados iniciar el ataque y asalto a la casa de Los Gallazos, aprovecha el movimiento de los animales del corral cercanos a la casa, movimientos que hicieron pensar a los guardias en una fuerza superior a la real. Sin embargo, Juan Ernesto Cabezas Torrealba, no quiso tirar sobre esa casa pues sintió y escuchó gritos de mujeres y niños. Este hecho los hizo detenerse, pero igual sorprendieron totalmente a la unidad EEBI, inmovilizándoles en el lugar para luego ocasionarles numerosas bajas, especialmente a los guardias que trataban de huir por el río, que desesperados y heridos se lanzaban al lago.

A las 04:30 horas, Roberto Umanzor se acercó a Juan Ernesto Cabezas Torrealba y Edgar Enrique Zepeda Fonseca, para consultarles si lanzaban una granada de las tres que llevaban. Al recibir la aprobación preparó el FAL y se disponía a efectuar el disparo, cuando los tres fueron alcanzados por una ráfaga de Galil. A Juan Ernesto Cabezas Torrealba, le alcanzó la región yugular, fallece casi al instante; a Edgar Enrique Zepeda Fonseca lo impactan tres balas, una en la pierna, otra en el glúteo y otra le atravesó un costado sin llegar a comprometer el pulmón; y Roberto Umanzor fue alcanzado en el bíceps derecho, era el 9 de abril de 1979, a solo tres meses del triunfo revolucionario. Sus compañeros, en medio del dolor, lograron recuperar su cuerpo y en la retirada lo dejaron oculto, siendo descubierto por la Guardia Somocista y difundida su muerte en la prensa.

El parte de guerra informado por Bravo, responsable del Comando Sur, al Estado Mayor General de la Guardia Nacional:

Día 9 de Abril 1979.

(Patrulla Bravo)

Ref. Msj. Nº 45 Pat.

Bravo 111509-Abr-79

02:00 horas. Patrullas G.N. destacada en Orosí, atacada por elementos subversivos con fuego de morteros, lanzagranadas y armas de pequeño calibre; resultando muertos: Sgto. (CH) López H, José Nº 21175 y Raso Medina L. Ramón P. Nº 28753 G.N y otros efectivos más omitidos en el mensaje. Heridos: Raso Rugama D. Paulino Nº 27462, Raso Vargas M. Odilón Nº 20806, Auxiliar Sánchez R. Jorge, Auxiliar Téllez L. Evaristo y Raso Álvarez V. José Nº 26297 y otros efectivos y paramilitares más, igualmente omitidos. Elementos subversivos después del ataque se dieron a la desbandada a territorio costarricense.

Ampliando información

Anterior del Parte

Nº 45 Pat. Bravo 111509

Abr-79 en Msj. Nº 49 Pat.

Bravo 150009-Abr-79.

Se encontraron 2 cadáveres de guerrilleros. Uno portaba cédula de identidad a nombre de Juan Ernesto Cabezas Torrealba, de nacionalidad chilena y naturalizado en Costa Rica, (seudónimo Hernán), número de cédula 804965 de la Rep. de Costa Rica, el otro no portaba identificación pero su nacionalidad parece ser panameña, (seudónimo) Jerónimo. Fue encontrado el siguiente material bélico: 1 fusil FAL 7.62; 3 granadas para FAL; 12 magazines para FAL, 1 rockets RPG-2 ; munición y un equipo de FAL y granadas de mano. El S.I pudo detectar que en el hospital de la Cruz de Costa Rica llegaron 8 guerrilleros heridos y al hospital de Liberia. C. R. 7.

Ampliación del Mensaje.

Nº 45 Pat Bravo de las

111509-Abr-79. Ref.

Msj. Nº 50. Pat. Bravo

180009-Abr-79.

Fueron heridos: Auxiliares: García R. Demetrio y Artola M. José, G.N, y muerto Auxiliar Sandoval Mercedes (omitidos en el Msj. Nº 45).

Lo anterior, es un resumen del relato que se trata en el Libro El Acierto de la Victoria, escrito por el Sub Comandante Carlos Fernando Duarte Tablada, conocido por nosotros como Jerónimo, segundo Jefe de la columna Eduardo Contreras Escobar, en el capítulo Orosí. Preludio de la Ofensiva Final se dan detalles de los últimos momentos de la vida de Juan Ernesto Cabezas Torrealba.

Wagner, un compañero de su columna guerrillera, lo recuerda en su muerte: “Su temprana muerte en combate nos impactó profundamente. Murió como héroe, siguiendo los pasos de Sandino, Carlos Fonseca y el Che”.

En una carta dictada por teléfono a La Prensa de Managua (mayo de 1979), su madre Esther Eliana Torrealba Morales expresa: “Al igual que tantas madres nicaragüenses, lloro y lamento la muerte de mi hijo, al igual que muchas de ellas, mis hermanas, el dolor se acrecienta por el desconocido paradero del cadáver de mi hijo, por la imposibilidad de comprometer mis manos en su sepultura”.

Homenaje:

Cabe citar que cuando se hizo la inauguración de la planta eléctrica Ernesto Che Guevara II, en Masaya, el 21 de Junio de 2008, el Embajador de Venezuela, que fuera integrante de una columna del Frente Sur, señaló: “…Para mí es un honor especial cumplir esta misión en Nicaragua. No es como si la cumpliera en cualquier otro país. Regreso a Nicaragua, 29 años después, casi en la misma fecha, pero en otras condiciones. En aquella época, veníamos escondidos, clandestinos, a ayudar a luchar por la libertad de este Pueblo; en esa época nuestros Pueblos nos enviaban escondidos, no podíamos venir abiertos y hoy, venimos como diplomáticos, como Embajadores de nuestros Pueblos, porque nuestros Pueblos hoy, están en el Gobierno. Hoy nuestros pueblos pueden enviar a sus hijos, a cumplir estas misiones.

Yo recordaba, y es justo que lo diga, en el momento que esperábamos que se iniciara este acto recordaba aquellos años, aquellas fechas, y debo decir que mi primer recuerdo fue para los compañeros que hoy no están, para los combatientes internacionalistas para Alí Gómez, Day Huerta Lillos, Edgardo Lagos, Juan Cabezas Torrealba; para compañeros internacionalistas, muchos más que cayeron luchando por la libertad de Nicaragua y que hoy no pueden estar conmigo en este momento.

Es justo que los recordemos, es justo que los reconozcamos, porque hemos podido llegar a este día, porque ellos entregaron lo más preciado que tenían, su sangre y su vida, por la libertad de nuestros Pueblos…”.

Planta eléctrica Ernesto Che Guevara II, foto pagina web

El 17 de junio del 2019, combatientes históricos del FSLN de Rivas, rinden homenaje a los combatientes internacionalistas Juan Ernesto Cabezas Torrealba, chileno y a Rubén Darío Salvatierra, panameño, cuyos cuerpos nunca fueron recuperados, se develo un monolito en Orosi, en el lugar donde cayeron los combatientes internacionalistas (Orosi queda a 68 kilómetros al Sur-este de Rivas). Fue invitada la hermana de Juan Ernesto Cabezas Torrealba, Ema Cabezas Torrealba y compañeros de Costa Rica y Panamá.

Rubén Darío Salvatierra.
Juan Ernesto Cabezas Torrealba

Memorial Combatientes Internacionalistas del Amor y la Esperanza:

… La recuperación de la memoria nos permite dar vida a cada uno de nuestros combatientes internacionalistas que un día partieron llenos amor y esperanza a darlo todo por una causa tan noble como su propia existencia.

Hasta siempre queridos combatientes internacionalistas del amor y la esperanza.

COFADECO

COMITÉ DE FAMILIARES DE COMBATIENTES INTERNACIONALISTAS CAIDOS EN LATINOAMERICA Y EL CARIBE

Hoy su nombre se encuentra simbólicamente en El Memorial “Combatientes Internacionalistas del Amor y la Esperanza”, ubicado en el Cementerio General de Chile.

Te mataron y no nos dijeron donde

enterraron tu cuerpo,

Pero desde entonces todo el territorio

es tu sepulcro

o más bien; en cada palmo de territorio nacional en que

no está tu cuerpo

tú resucitaste.

Creyeron que te mataban con una orden

de ¡fuego!

Creyeron que te

enterraban.

Y lo que hacían

era enterrar una semilla.

Poema del sacerdote poeta Ernesto Cardenal, incluido dentro de sus Epigramas, que se llama Epitafio para la tumba de Adolfo Báez Bone.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *