ROBERTO FERNANDO NORDENFLYCHT FARÍAS

Introducción:

El trabajo que aquí presento tiene por objeto proporcionar a nuestro pueblo parte de la vida de Roberto Fernando Nordenflycht Farías, jefe de las Fuerzas Especiales del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR).

Este trabajo es producto de la memoria colectiva, de compañeros que conocieron a Roberto Fernando Nordenflycht Farías, quienes facilitaron sus relatos y fotografías.

Roberto Fernando Nordenflycht Farías nos dejó una huella imborrable a todos aquellos que lo conocimos, nos legó esa fuerza la sencillez la necesidad imperiosa de creer en el ser humano, los valores que dignifican al hombre; el compañerismo, la solidaridad, el Internacionalismo, el compromiso y amor con su pueblo, valores que brotaban espontáneamente en él.

Roberto Fernando Nordenflycht Farías hoy es bandera de lucha de nuestro pueblo.

 

Javier Muñoz Ortiz

Biografía

Roberto Fernando Nordenflycht Farías, nació el 23 de Junio de 1956, en El Almendral, barrio principalmente comercial y cívico, político, universitario y en menor medida, residencial, ubicado en Valparaíso. Hijo de Roberto Fernando Nordenflycht Álamos y Eliana del Carmen Farías Assis, académica universitaria de izquierda. Quien, al tiempo después, contrae matrimonio con Volodia Valentín Teitelboim Volosky, escritor, ensayista y dirigente del Partido Comunista de Chile (PCCH). Por este motivo, la familia se traslada a vivir a Santiago, y Roberto Fernando Nordenflycht Farías, es matriculado en el Instituto Nacional, donde comienza la enseñanza media.

En su adolescencia en Santiago, y habiendo crecido en una familia comunista, en 1969, a los 13 años ingresa a militar en la Juventud Comunista de Chile (JJCC), luego por su disciplina y entrega asume el cargo de delegado del comité local del Instituto Nacional.

 

Durante los años de la Unidad Popular (UP) participa con cuerpo y alma en el acontecer político y social, por el cargo de su padrastro Volodia Valentín Teitelboim Volosky, conoce a Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto (Pablo Neruda), escucha a Inti Illimani, aprende a tocar el charango. Además, lo recuerdan como un muy buen nadador.

Salvador Allende, Pablo Neruda y Volodia Teitelboim, foto de la web

 

A los 17 años debe abandonar junto a su familia Chile, por la persecución política que se desata contra los militantes de izquierda a partir del 11 de septiembre de 1973, viajan a la Unión de Republicas Socialistas Soviéticas (URSS), arribando a Moscú, donde comienza estudios de agronomía, en la Universidad Patricio Lumumba (nombre del líder anticolonialista y nacionalista congoleño, fue el primero en ocupar el cargo de primer ministro de la República Democrática del Congo entre junio y septiembre de 1960, tras la independencia de este Estado de la ocupación colonial belga. Derrocado de su cargo de primer ministro en 1960, fue asesinado en 1961).

La Universidad es un complejo científico y educativo que cuenta con las siguientes facultades principales (agricultura, humanidades, ciencias sociales, ingeniería, medicina, idioma ruso y asignaturas de formación fundamental, ciencia, física, matemáticas, ciencias naturales, literatura rusa, ecología, economía, derecho), tres facultades de perfil de educación continua, tres cátedras universitarias generales, siete institutos, 33 centros científicos y educativos, más de 150 laboratorios y centros de investigación académica.

Universidad Patricio Lumumba, hoy Universidad de Rusia de la Amistad de los Pueblos, foto de la web.

La Universidad Patricio Lumumba, fue fundada el 5 de febrero de 1960 por decreto del Gobierno de la Unión de Republicas Socialistas Soviéticas y el 5 de febrero de 1992 por decisión del Gobierno de la Federación Rusa, pasó a llamarse Universidad de Rusia de la Amistad de los Pueblos (URAP).

La familia comenzó a vivir el exilio, aprendiendo el idioma la idiosincrasia de un pueblo que los acogía como hermanos, Roberto Fernando Nordenflycht Farías, siguió su vida política, militando en JJCC, participando en actos políticos y realizando actividades de solidaridad con Chile.

Víctor Matus, lo recuerda en sus años en Moscú: “Lo conocí en la URSS, en la Universidad Patricio Lumumba. Éramos el último grupo de 93 estudiantes becados por el Komsomol que había salido de Chile el 4 de septiembre de 1973. Íbamos a estudiar Maquinaria Agrícola durante tres años, y regresar a Chile para reforzar el trabajo en la tecnología rusa que comenzaba a llegar a nuestra patria con el gobierno de Salvador Allende. Yo era el representante de la Jota de la región de Krasnodar en el Cáucaso. Roberto fue nuestro guía en la mayoría de esas actividades en Moscú”.

 

La Tarea Militar del Partido Comunista de Chile (PCCH):

Cuba no sólo ofrece albergue y seguridad a los exiliados chilenos, sino que además, el dirigente del PCCH, Volodia Valentín Teitelboim Volosky, recibe el ofrecimiento del Comandante en jefe Fidel Castro Ruz de preparar jóvenes comunistas en diversas especialidades militares. El dirigente chileno consulta a la dirección del partido (que en ese momento funcionaba en Moscú), la Comisión Política acepta la trascendente proposición.

Ahora, el PCCH tomaba la histórica decisión política de formar sus propios cuadros políticos militares para apoyar la lucha del pueblo chileno, que estaba siendo encarcelado, torturado y masacrado por las Fuerzas Armadas chilenas, al servicio de las clase capitalista chilena y extranjera.

Si Volodia Valentín Teitelboim Volosky, había aceptado la proposición del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el hijastro debía dar el paso al frente, y así lo hizo, Roberto Fernando Nordenflycht Farías, abandona sus estudios de agronomía y se traslada a Cuba, para incorporarse a la Tarea Militar.

El 16 de abril de 1975, se reunió un grupo de jóvenes chilenos, en la Casa Chile, donde un alto oficial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba, les explico en qué consistían las principales especialidades militares, así se dio inicio formal a esta inédita misión del PCCH, que al poco andar se transformo en la Tarea Militar del PCCH.

En septiembre de 1975, comenzó las clases en la Escuela Inter Armas General Antonio Maceo (UM-3088), en la especialidad de Tanque y Transporte. Esta carrera prepara al cadete para desempeñarse como jefe de pequeñas unidades de tanque. Durante los tres años de estudio (que duraba la carrera en ese entonces), el cadete, recibe los elementos teóricos y prácticos necesarios para desarrollarse como jefe, así como los métodos pedagógicos más avanzados.

Escuela Interarmas General Antonio Maceo, Orden Antonio Maceo, foto de la web.

 

Al llegar a la Escuela Militar, Roberto Fernando Nordenflycht Farías, recibió el uniforme y los medios necesarios que lo acompañaría durante su carrera. Al probarse el uniforme y al ponerse la gorra vio que esta no le quedaba, le tuvo que hacer un arreglo, mirado de frente no había nada extraño, pero al mirarlo desde arriba la gorra parecía un huevo, desde ahí en adelante se le conoció como El Huevo.

El Huevo

 

Su paso por la escuela militar, se produjo de forma regular sin grandes obstáculos. Sobresalía en materias de carácter operativas, como la conducción de tanques, tiros, caminatas y pruebas de resistencia. En relación a las otras materias, las superaba con constancia y dedicación.

Instrucción en el tanque T-55, foto de la web

 

Un aspecto importante de su personalidad que se manifestó durante su etapa de formación en Cuba, como en las misiones posteriores, fue su audacia en lo que hacía, muchas veces sin medir las consecuencias en términos personales.

En Cuba, Roberto Fernando Nordenflycht Farías, participó en varios seminarios sobre la tarea militar, que organizaban los oficiales y futuros oficiales del PCCH.

En playa La Veneciana, enero 1978, en un receso donde se encontraban realizando un seminario sobre la tarea militar.

 

Torito, lo recuerda en sus años de cadete: “Cuando pienso en él, lo siento en mi corazón. Lo conocí en Cuba en 1975, estudiando en la Escuela de cadetes, allí nos formamos como oficiales de las FAR. En esa época debe haber tenido unos 19 años de edad, era un joven muy inteligente, entusiasta, alegre y optimista, características de su personalidad que mantuvo siempre. Se sentía muy orgulloso de que su especialidad fuera la de tanques, y tenía razón de sentirse orgulloso de esa poderosa arma”.

Etihel Moraga, fue compañero de formación de Roberto en la Escuela de Cadetes, lo recuerda en sus años de cadete: “A Roberto le decíamos El Huevo, en nada se sentía ofendido y no era ninguna preocupación para él. Manifestaba siempre su interés por lo novedoso y encantador que era la especialidad, el conocer en profundidad los tanques como vehículo motorizado siempre fue atrayente. Fue un alumno destacado en las diferentes materias, incluso en lo que a la mayoría nos costaba, la Preparación Física, supo sortear con mucha tranquilidad y certeza el arte de manejar el armamento, la conducción del Tanque y todo su funcionamiento, también en las diferentes acciones de organización de los ejercicios de guerra simulada, Roberto notaba mucho interés y a la vez hasta se colocaba competitivo en la captación de lo que entregaba nuestros profesores”.

Se gradúa con el grado de subteniente, en 1978 en composición de la decimotercera promoción de cadetes. Ahora era un oficial de las FAR, un oficial del PCCH.

Después de graduarse, Roberto Fernando Nordenflycht Farías, comienza a desempeñar su trabajo militar en la Escuela Interarmas General Antonio Maceo donde se formó como oficial de Tanque y Transporte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Ocupando el cargo de jefe de pelotón de Tanque. Respondiendo, tanto en tiempo de paz como de guerra, por la educación, el estado político-moral y disciplinario de los cadetes subordinados (futuros oficiales). También era responsable del cumplimiento exitoso de las misiones y tareas planteadas a su pequeña unidad, el mantenimiento de la disposición combativa y del orden reglamentario. Debía, atender además, la organización y realización de la preparación del personal y la ejecución de todos los aseguramientos a su nivel, el cuidado, mantenimiento y conservación del armamento y técnica.

Etihel Moraga, fue compañero de trabajo como oficial en la Escuela de Cadetes, lo recuerda en sus años de jefe de pequeña unidad: “Roberto, durante nuestra estadía en la Escuela fue un excelente Oficial, buen compañero y habiloso en los conocimientos, de tal manera que con su aporte y el nuestro, la Compañía donde nos desempeñamos la eligieron Vanguardia del Batallón, que era un mérito en que se premiaba a los mejores en las FAR. No cabía duda por los altos mandos de la Escuela que ello se ilustraba por el excelente desempeño y entrega de los Oficiales chilenos del cual se encontraba Nordenflycht”.

Misión Internacionalista:

 

A finales de los años 70 la situación política y social en América latina avanzaba y se profundizaba al calor de la lucha de los pueblos sometidos y oprimidos y Nicaragua no era la excepción, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) encabezaba la lucha en contra de la tiranía de Somoza.

La Cuba solidaria, la Cuba internacionalista apoya y respalda este proceso de liberación. El comandante en jefe Fidel Castro Ruz, enarbolando el carácter internacionalista de la revolución propone al PCCH, que sus cuadros políticos militares puedan integrarse a esa lucha revolucionaria del hermano pueblo de Nicaragua.

Etihel Moraga, lo recuerda cuando fueron designados para cumplir la misión internacionalista: “Cuando abandonamos la Escuela para acudir al llamado de Fidel y los altos mandos de las FAR para una nueva tarea, del cual en ese momento no sospechábamos, causamos mucho dolor y angustia en el Batallón y prácticamente fuimos despedidos con grandes felicitaciones y agradecimientos de nuestros compañeros y alumnos”.

Isidro, lo recuerda cuando fueron designados para cumplir la misión internacionalista: “Se nos comunicó por nuestro jefe de Batallón que nos presentáramos inmediatamente en su oficina, fuimos trasladados en camión a una región de concentración, sin mayores explicaciones. A las dos semanas de estar entrenándonos, fuimos trasladados simulando ser turistas hasta la frontera cercana con Nicaragua, para ingresar a la guerrilla que desarrollaba el FSLN”.

Nicaragua, era la primera prueba de fuego, que sortearían los combatientes internacionalistas entre ellos Roberto Fernando Nordenflycht Farías (en Nicaragua adopta el nombre de Eduardo), este contingente se integra al Frente Sur Benjamín Zeledón, en el límite con Costa Rica, con la misión de apoyar y reforzar las acciones del FSLN, que se llevaban a cabo en dicha zona.

Torito, lo recuerda en el Frente Sur: “en Peñas Blancas, Sur de Nicaragua, zona liberada por los guerrilleros sandinistas. Roberto había llegado dos días antes que yo, lo encontré en un galpón “famoso”, conocido por los que tuvimos la suerte de participar en el Frente Sur, allí estaba almacenado el armamento que usaríamos en la guerra. Una característica muy destacada de Roberto es que siempre, en todo momento y lugar se preocupaba de su “porte y aspecto”, tal como aprendió en su formación. A mí me impresionó vivamente verlo en su uniforme de campaña correctamente ajustado como debía ser, pero lleno de tierra y polvo, con una pañoleta rojinegra sandinista anudada elegantemente al cuello, barba de dos días, por cierto, se seguía viendo marcial. Se acercó con una gran sonrisa para darme un abrazo de bienvenida, yo todavía en ropa de civil con el maletín en el que llevamos dos mudas de uniformes verde olivo. Se escuchaban unos tiroteos en lomas cercanas y nos explicó en qué dirección se encontraba el enemigo, en esos momentos aparecieron unos aviones ametrallando aquellas posiciones que me parecían situadas a unos dos o tres kilómetros de distancia, pero Roberto mantenía una tranquilidad de un veterano de años en la guerra, y yo pensaba que solo llegó hace días. Pues así era Roberto, en condiciones de alto estrés, como lo es estar en la guerra o en la clandestinidad él se mantenía con firmeza de ánimo, y era un ejemplo de jefe a seguir”.

En un momento de la guerra, el jefe de la batería decide desmontar algunas piezas de mortero 82 mm y enviarlas junto a las trincheras para realizar el llamado tiro vietnamita. Uno de los primeros en cumplir la misión es Roberto Fernando Nordenflycht Farías. Este desarma el mortero y solo se queda con el tubo mientras ordena a dos amunicionadores que lo acompañen con todas las granadas que pudieran cargar. Busca un lugar protegido e inmediatamente con sus dos manos agarra firmemente el tubo de la pieza y con fuertes golpes lo hunde sólidamente en la tierra. El tubo queda unos cuantos centímetros enterrado y apunta al cielo. Con la mano izquierda toma el tubo cercano a su boca y lo inclina levemente hacia delante calculando el ángulo para la distancia requerida y con seguridad y frecuencia le va introduciendo granadas. Así estuvo disparando el tiro vietnamita hasta que no tuvo más granadas.

El mortero es un arma que tiene como característica principal la realización del tiro parabólico, ya sea directo o indirecto, cubriendo con su fuego ángulos muertos, donde las armas de tiro directo no están en posibilidad de hacerlo. Está formado por un tubo en cuyo interior se deja caer la granada. El culote de la granada impacta una aguja percutora existente en el fondo del tubo, lo que resulta en la deflagración de un propelente y el consiguiente disparo del proyectil. A ambos lados del tubo se encuentran los mecanismos de elevación y deflexión. Tiene un bípode y una placa base de forma redonda.

Mortero 82 mm.

 

El Negro Hugo, lo recuerda de la siguiente forma: “Roberto Nordenflycht, Eduardo, Aurelio, todos estos nombres o “chapas”, pertenecen a la misma persona, conocido así, según el lugar donde estuviera, pero para nosotros, me refiero a sus más cercanos, a los amigos, o compañeros de armas, era simplemente “El Huevo”, así lo conocíamos, y así le decíamos. Si me preguntaran, cómo lo definiría en una sola palabra, diría “AUDACIA”, siempre dispuesto a cumplir las tareas que se le asignaban, por más riesgo que ellas conllevaban, no tengo memoria que alguna vez, haya titubeado y como ejemplo de esta disposición, mencionaré solo dos situaciones que reflejan su disposición. Una de ellas fue ubicar un puesto de mando detrás de las filas enemigas, desde donde se pudiera observar y dirigir el fuego artillero contra la Guardia del Dictador Somoza, y la otra, realizar tiro “vietnamita“ con morteros de 82 mm, tiro que para que sea efectivo debe realizarse desde la trinchera más cercana al enemigo (la primera línea). Ambas misiones, fueron cumplidas exitosamente, realizamos 6 disparos vietnamitas efectivos”.

En el Frente Sur Benjamín Zeledón, realiza la exploración, posterior al rompimiento del frente de combate.

Realizando la exploración, foto libro Internacionalistas.

 

Entre combate y combate, en la mañana del 17 de Julio de 1979, el dictador Anastasio Somoza, abandona el país y es sustituido por el presidente del Congreso Nacional, Francisco Urcuyo, que en uno de sus primeros actos como presidente hace un llamamiento al FSLN a que deponga las armas.

El Estado Mayor del Frente Sur preparo con celeridad una ofensiva reagrupando a todas sus fuerzas, comienza el avance en caravana hacia Managua.

Preparación de la caravana con destino a Managua, fotos libro Internacionalistas

 

Combatientes, hombres y mujeres, nicaragüenses e internacionalistas de varios países, desbordaban los vehículos que se dirigen de la zona de guerra a la capital. Gritos, risas, vítores y consignas se multiplican en las personas que los saludaban a su paso, en caminos y pueblos, Francisco Urcuyo abandona el país. La Guardia Nacional se derrumba, la columna del Frente Sur entra en Managua en la mañana del 20 de julio de 1979.

Para los chilenos internacionalistas que participaron en esa guerra liberación, esa caravana pasando por pueblos y ciudades, rodeados de miles de pobladores que los vitoreaban, fueron los momentos más impresionantes e inolvidables de todo lo que habían vivido en Nicaragua.

El FSLN entra triunfante a Managua, foto de la web.

 

Tras la guerra, los oficiales internacionalistas chilenos, se quedaron en Nicaragua para asesorar al naciente Ejército popular Sandinista (EPS) en todos sus niveles, generando nuevas estructuras, brindando instrucción, y diseñando planes de defensa.

Reunión de trabajo, foto libro Internacionalistas

 

En el proceso de construcción, Roberto Fernando Nordenflycht Farías, realiza un importante aporte como asesor militar del jefe del Primer Batallón Blindado del Ejército Popular Sandinista, ubicado en las antiguas instalaciones del Batallón Blindado en la Loma de Tiscapa, sobre la base de la infraestructura y armamento con que contaba la Guardia Nacional. Su primer jefe fue Javier Pichardo Ramírez. Lo componían una compañía mixta de tanques M-4 Sherman y Radial Stuard, dos compañías mixtas con tanquetas T-17E1 y transportadores blindados semiorugas con sus medios de comunicación. El proceso organizativo de esta unidad tuvo como objetivo la asimilación de la técnica militar para lo cual se llevaron a cabo clases de conducción de los medios blindados. Las clases se impartieron en la antigua Hacienda El Retiro.

 

 

Etihel Moraga, lo recuerda al formar el Batallón Blindado: “Al triunfo, nos ordenan viajar a Managua con las columnas victoriosas de los Sandinistas e Internacionalistas, al llegar a Managua los Tanquistas nos ordenan asesorar el futuro Batallón Blindado que dirigía el comandante histórico y compañero del Frente Sur, Javier Pichardo y el guerrillero histórico de la ciudad de León, Carlos Cuadra. En esta oportunidad designan a Roberto como Asesor directo de Javier Pichardo, Jefe del Batallón y a mí como Asesor directo del Jefe de Plana Mayor Carlos Cuadra y a los otros compañeros como instructores de los Pelotones y reparación del Armamento y funcionamiento de los Tanques norteamericanos que operaban en esa unidad somocista junto a la selección de nicaragüenses con conocimientos de esta estructura”.

 

Visita del comandante Humberto Ortega al Batallón Blindado en febrero de 1980, foto libro Internacionalistas.

 

En la preparación combativa del nuevo ejército, se realizaban maniobras, preparando a la tropa en diferentes ejercicios tácticos, con el objetivo de estar preparados para la defensa de la Revolución Popular Sandinista.

Estado Mayor del Batallón Blindado, foto libro Internacionalistas.

 

Así el Decreto No. 1105 Aprobado el 20 de septiembre de 1982 y publicado en La Gaceta No. 227 de 29 de septiembre de 1982. Por La Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional de la Republica de Nicaragua. Decreta Día del Ejército Popular Sandinista el dos de septiembre de cada año, en conmemoración de la fundación del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional.

Los internacionalistas chilenos, realizan en Managua diferentes actos de solidaridad con Chile y celebración del aniversario del PCCH, explicando la situación política que atravesaba con la dictadura de fascista de Augusto Pinochet.

1982, celebración del aniversario del PCCH, foto libro Interacionalistas.

 

En 1983, se intensificó en Nicaragua la contrarrevolución armada (los Contras), organizados y pertrechados por Estados Unidos.

Al agudizarse el conflicto bélico, el Ejército Popular Sandinista (EPS) identificó la necesidad de incrementar y garantizar mayor permanencia de sus fuerzas, razón que conllevó a la aprobación de la Ley No. 1327 Ley del Servicio Militar Patriótico, el 13 de septiembre de 1983. En ese mismo mes se realizó el primer llamado para su cumplimiento. El Servicio Militar Patriótico (SMP), constituyó el eje central de la defensa militar del país. En estas circunstancias, con el incremento de tropas, el EPS alcanzó una correlación de fuerzas y medios superiores a los de la Contra, lo cual posibilitó la concentración de unidades en determinados territorios y asestar golpes contundentes a las Fuerza Democrática de Nicaragua (FDN). El movimiento de la Contra agrupó diferentes organizaciones con objetivos diversos, siendo la FDN, su facción más importante.

De 1983 a 1986, se crearon doce Batallones de Lucha Irregular (BLI), que posibilitaron asestar contundentes golpes a las fuerzas contrarrevolucionarias. La misión principal de los BLI era lograr el desgaste de las fuerzas enemigas mediante la persecución constante, forzar la batalla, el cerco y aniquilamiento, la incursión y destrucción de bases de entrenamiento y abastecimiento enemigas.

Desde su aparición, los Batallones de Lucha Irregular, formados como unidades élite de combate, se forjaron el prestigio de ser la principal fuerza de choque del EPS. Disponían de alta movilidad terrestre y aérea, y su principal terreno de operaciones lo constituían las tierras altas montañosas del centro, norte y sur del país.

Germán Pomares Ordoñez (El Danto).

 

Soldados del BLI Germán Pomares Ordoñez, foto de la página web.

 

A Roberto Fernando Nordenflycht Farías, la jefatura del EPS, le da la misión de asesorar al jefe del Batallón de Lucha Irregular Germán Pomares Ordoñez (BLI-GP). El jefe del BLI era el Subcomandante Oscar Lanuza Salgado.

Juan Rafael Ruilova Maluenda, lo recuerda al asesorar el BLI-GP: “En los 80 en Managua, Nicaragua, nos unió una gran amistad y para mí, mucho mayor que él, lo sentía como un joven amigo adolescente, lleno de ideales, sueños de libertad y de compromiso político. Luchamos en los hermosos parajes del Norte nicaragüense frontera con Honduras en los Batallones de Lucha Irregular (BLI), él en el “Germán Pomares” y yo en el “Francisco Estrada”, nos tocó actuar juntos en duros combates a la contra revolución”.

En el Batallón de Lucha Irregular Germán Pomares Ordoñez (BLI-GP).

 

En Nicaragua se casa con María de la Aurora Suarez y tienen una hija María Gabriela Nordenflycht Suarez.

En Enero de 1984, Roberto Fernando Nordenflycht Farías, termina la misión internacionalista, lo condecoraron con la medalla combatiente internacionalista primera clase, que se otorga a los combatientes que estuvieron realmente en combate, por el Consejo de Estado de la República de Cuba.

Medalla combatiente internacionalista (primer grado).

 

Volvió a Cuba, recibe un entrenamiento de Tropas Especiales y clases de Métodos Conspirativos (MC).

 

En las filas del Frente Patriótico Manuel Rodríguez

El 1984, Roberto Fernando Nordenflycht Farías, ingresa a Chile y se integra a la lucha clandestina, como miembro del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR).

Utilizo el nombre político de Aurelio, así lo conocían los combatientes del FPMR, siempre se destacó como disciplinado a la política del PCCH.

 

La participación de Roberto Fernando Nordenflycht Farías, en la lucha en contra de la dictadura es reconocida por su entrega por su disposición a dar su vida por lograr un mejor bienestar para el pueblo.

Víctor Alamiro López Zambrano, lo recuerda al presentar un plan de comunicaciones: “A fines de 1985 me encontraba en Chile trabajando como asesor técnico de Rodrigo (Raúl Alejandro Pellegrin Friedmann) y me llegó la orden de reunirme con el Chele Ernesto (José Joaquín Valenzuela Levi) y Aurelio, (Roberto Fernando Nordenflycht Farías), para darle forma al plan de comunicaciones del FPMR que se implementaría en la ofensiva del año siguiente. Se suponía que como oficial ingeniero especialista en electrónica tenía las herramientas suficientes para aquella titánica tarea. El Chele y Aurelio, ambos con vasta experiencia operativa deberían aprobarlo e implementarlo. Recuerdo que llegué a la reunión con un plan muy bien elaborado (eso creía), donde partía recordando que las comunicaciones debían ser permanentes, oportunas, seguras y confiables. Se dividían en comunicaciones estratégicas y operativas, mostré varias láminas con los esquemas y códigos de transmisión. Cuando terminé mi exposición miro la cara Aurelio y veo que está indignado e inmediatamente me increpa: -Tú estás soñando, de dónde vamos a sacar todos esos medios, y los operadores qué, además que no van a durar ni 24 horas funcionando porque los van a detectar-. Por cierto, yo defendí mi proyecto y nos enfrascamos en una dura discusión. Finalmente se llevaron mi propuesta para “aterrizarla”, acordamos un nuevo contacto. En la segunda reunión vino mi desquite. El “Huevito” presentó un plan muy básico y había tomado lo más elemental de mi propuesta –se lo hice pebre- y terminamos peleados. A la tercera reunión el Chele trajo un Plan mucho mejor que los dos anteriores, y con nuestro ego por los suelos tuvimos que aceptar que los dos estábamos equivocados. Nos despedimos sin mucho entusiasmo ni buena onda. Después actuamos juntos en una acción que resultó exitosa y retomamos el cariño mutuo”.

En el accionar revolucionario conoce a la combatiente rodriguista María Raquel Echiburu Alfaro, con la cual comienza una relación sentimental.

Desde junio del 1987, el FPMR, deja de ser la Fuerza Militar Propia del Partido Comunista de Chile (PCCH), para convertirse en una organización político-militar independiente, esto lo obligó a transformar sus concepciones, estructuras y funcionamiento.

Como organización político-militar independiente se plantea la tarea de concebir un programa que apuntara a la creación de la correlación de fuerzas político militar para derrotar la Dictadura Militar y en la perspectiva de la revolución. Surge así la Guerra Patriótica Nacional (GPN).

La GPN se planteaba como eje central y decisivo, el factor militar para la derrota del enemigo a través su desgaste moral y físico. No obstante se definía a sí misma, como un proceso integral, que abarcaba y combinaba además la movilización social, la política y las distintas expresiones de lucha de todos los patriotas. En este sentido además de la inserción social, se plantea el desarrollo de un trabajo diplomático en el exterior con vocerías, grupos de apoyo y relaciones políticas con el movimiento revolucionario internacional. En cuanto a las fuerzas propias, clave era la construcción de fuerzas rurales, las que en combinación con las expresiones urbanas de autodefensa de las masas, las milicias y comandos urbanos, llegarían a través de un proceso ascendente de lucha, a constituir el Ejército del Pueblo. Pieza clave para la derrota de las Fuerzas Armadas del país, y ante la eventual intervención imperialista.

Respecto a sus objetivos políticos, se puede distinguir dos momentos en relación a los cambios en la situación política. Primero se planteó la derrota político militar del régimen dictatorial y posteriormente su objetivo fue impedir la perpetuación del sistema político, económico, institucional y social heredado por Pinochet, e instalar un Gobierno Patriótico de Unidad Nacional.

Asimismo se describe como un proceso de largo aliento y ascendente, que transitara desde la Sublevación Popular hacia un Estado de Guerra Interno, que culminaría en una ofensiva general en los campos, pueblos y ciudades de todo el territorio nacional.

El 21 de octubre de 1988, el Frente Patriótico Manuel Rodríguez realiza la ofensiva planificada (o irrupción) armada, que significó la ocupación de cuatro pueblos a lo largo del país: Aguas Grandes, La Mora, Los Queñes y Pichipellahuén, además de otras acciones en las diferentes ciudades.

En este accionar, Roberto Fernando Nordenflycht Farías, comanda la Columna guerrillera Recaredo Ignacio Valenzuela Pohorecky, compuesta por tres Escuadras, con la misión de asaltar y controlar temporalmente el pueblo de La Mora, hacer propaganda y agitación a la población, en caso de encuentro con el enemigo, repeler el ataque y movilizarse a una zona segura.

Manuel, lo recuerda en la acción del 21 de octubre de 1988. “Tuve la oportunidad de participar junto a él en la ocupación del poblado de “La Mora”. Aquí pude ver al compañero: un hombre bien empoderado en su papel de jefe, y admirado por los combatientes. Muy convincente y, fundamentalmente, con firmeza en sus planteamientos, siendo claro en sus órdenes.

En las semanas previas y en la exploración de la zona operativa, siempre actuó coordinado para la etapa de preparación y basificación. Fue cuidoso en el trato con los combatientes, convincente, generaba seguridad en sus planteamientos y – principalmente – él iba siempre adelante, dando el ejemplo, lo cual inspiraba confianza.

Los destacamentos habían permanecido enmascarados y sigilosos, sin llamar a la tención de los lugareños. Durante el día se había mantenido la vigilancia, para no ser sorprendidos y por la noche se había utilizado el sistema de cocina vietnamita, para evitar delatar con el humo, la llama y el olor. Todo esto, orientado por Aurelio.

El día de la acción en el poblado de la Mora.

Se formaron los combatientes rodriguistas y el compañero Aurelio se dirigió a nosotros con palabras combativas, planteando las posibles variantes que pudiesen ocurrir. En caso de no existir resistencia o algún imprevisto, que pudiera retrasar la retirada, cada grupo tenía claro su misión y sus vías de repliegue.

La acción era de propaganda armada, se reuniría a todos los pobladores en la plaza central y se les daría un discurso y posteriormente se izaría la bandera del Frente, se entonaría el himno cantado a viva voz y se ordenaría el repliegue pacíficamente. Antes del retiro se neutralizaría los medios de comunicaciones y los medios de transporte que existieran en el lugar. De tal manera que nos diera tiempo de desplazarnos a nuestros lugares de normalidad.

Todo se cumplió como estaba planificado y los pobladores colaboraron con entusiasmo.

Cumplida la demostración de fuerza y propaganda armada, nos retiramos como estaba indicado. La columna de combatientes inició su camino, por la ruta ya estudiada, sin más contratiempos. Subimos y bajamos los cerros, sintiendo el agotamiento de los músculos de las piernas. Llegamos a un punto en que cada combatiente debía separarse y, según su propia planificación, pasar a sus lugares de normalización a la espera de nuevas órdenes.

Aurelio, dio instrucciones para reincorporar los recursos técnicos armamento y otros medios, a los correspondientes barretines.

Nos despedimos y continuamos con nuestro trabajo clandestino”.

En diciembre de 1988, sale del país para informar la situación del FPMR, realizando una primera escala en Buenos Aire, allí se aloja en una residencial, luego hace los vínculos con los compañeros rodriguistas que trabajaban en Argentina, para informarles de la situación del Frente.

En estos informes, al explicar la situación política chilena y las tareas de la organización, quedaba claro que Roberto Fernando Nordenflycht Farías, ya no era el joven militar que se ponía nervioso y tartamudeaba cuando le daban la palabra en los encuentros colectivos de la Tarea Militar. La misión internacionalista en Nicaragua, la experiencia clandestina y la lucha concreta lo habían hecho desarrollarse como dirigente revolucionario, digno jefe de las Fuerzas Especiales del Frente Patriótico Manuel Rodríguez. Decía a los compañeros que no creía en la salida cobarde y timorata de los que abandonaban los sueños, maniobrando con las aspiraciones democráticas de la mayoría del pueblo chileno.

Con respecto al jefe del FPMR, el comandante José Miguel (Raúl Alejandro Pellegrin Friedmann), quien comandaba la columna guerrillera José Joaquín Valenzuela Levi, en el asalto y control temporal del pueblo Los Queñes. Donde el comandante fue asesinado por las fuerzas represivas en el repliegue y luego lanzado al río Tinguiririca. Roberto Fernando Nordenflycht Farías, dijo que “tarde o temprano, la decisión del Frente de seguir luchando y la del propio Benjamín de encabezar las acciones, se transformarían en una bandera de dignidad”. Luego agregó “Raúl Pellegrín es y será una bandera de dignidad de los revolucionarios chilenos consecuentes”.

Luego continuo su viaje a Cuba donde participo en los actos del treinta aniversario del triunfo de la Revolución e informo de la situación del FPMR, continuo el viaje ahora a Nicaragua, donde pudo encontrarse con su hija María Gabriela Nordenflycht Suarez, a quien no veía hacia cuatro años, luego informo de la situación del FPMR y emprende el regreso a Chile.

En 1989, toman presa a María Raquel Echiburu Alfaro, quien estaba embarazada.

El 20 de agosto de 1989, la Unidad Húsares de la Muerte, dirigida por Roberto Fernando Nordenflycht Farías, tiene la misión de instalar dos lanzacohetes Law, en el aeródromo de Tobalaba, ubicado en Avenida Alcalde Fernando Castillo Velasco por el Norte, y Avenida José Arrieta por el Sur, en la comuna de La Reina.

Los lanzacohetes Law, serian instalados apuntando en dirección al hangar donde se encontraba uno de los helicópteros Puma que transportaba a Augusto Pinochet y serian accionados por un mecanismo de relojería.

Los combatientes de la Unidad Húsares de la Muerte, penetran el aeródromo de Tobalaba, e instalan los Law, en cosa de horas, harían volar la nave con el hangar. Cumplida la misión, los combatientes salen del lugar, en el transcurso del tiempo no se produce la explosión.

Aeródromo de Tobalaba, foto de la página web.
Lanzacohetes Law, foto de la página web.

 

A las 23:30 horas del 20 de agosto de 1989, Roberto Fernando Nordenflycht Farías, vuelve al aeródromo de Tobalaba, a observar por que no había funcionado el sistema de relojería. Al introducirse en el recinto se encuentra con personal de guardia, un conscripto y el teniente Roberto Zegers Reed, Roberto Fernando Nordenflycht Farías, dispara contra el oficial dándole muerte y el conscripto le dispara al jefe de las Fuerzas Especiales del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, dándole muerte.

El Negro Hugo, lo recuerda: “Siempre lo sentí alegre, solidario, preocupado de los suyos, valiente, responsable, entregado 100% a las tareas que en ese momento el FPMR le asignaba. Nunca hizo ostentación de sus orígenes familiares, lo que tiene un gran valor. Su pérdida, significó un duro golpe, pero también una enseñanza en función de que por los principios que uno asume en la vida, se puede hasta entregar la vida, siendo consecuente con ellos”.

Carlos Elo, lo recuerda: “Sólo puedo decir con certeza que fue uno más de nosotros, un hermano con virtudes y defectos, y con una entrega y convicción revolucionaria a toda prueba, que lo llevó a tomar las armas en contra de la dictadura y a dar su vida por la causa de los desposeídos al caer en combate ese 20 de agosto de 1989. Compañero y Hermano Roberto Nordenflycht Presente”.

Es encarcelada María Raquel Echiburu Alfaro, quien estaba embarazada, en febrero de 1990, queda libre. Una semana después da a luz a Bastián Camilo de Nordenflycht Echiburu.

Los restos del jefe de las Fuerzas Especiales del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, descansan en el Cementerio Parque del Mar, de Viña del Mar.

 

Certificado de defunción:

 

Homenaje:

 

En la radio Plaza Dignidad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Homenaje:

 

En la radio Plaza Dignidad

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *